Bodas de fin de semana

Las bodas son momento de celebración y felicidad para una pareja, pero no solo eso, un enlace es la excusa perfecta para juntarse y volver a verse. ¿No has pensado alguna vez que es una pena que solo puedas estar con tus seres queridos unas pocas horas? Una boda de fin de semana te permite exactamente eso.

Después del esfuerzo y tiempo que has invertido en planificar una boda es un must disfrutarla al máximo todo el tiempo posible. Este tipo de celebraciones son una gran oportunidad para que vuestros invitados se conozcan mejor y poder planear más sorpresas y momentos únicos. A continuación, os contamos ciertos aspectos que debes conocer antes de dar el sí quiero a una boda de fin de semana.

¿Cuánto va a durar?

Este tipo de boda se puede celebrar durante 2 o 3 días. Esta decisión os corresponde tomarla a vosotros.

Una boda de tres días se acerca a un viaje de amigos en el tema del itinerario. Normalmente en estas bodas los invitados llegan el viernes por la tarde, se realiza la pre-boda, el sábado tiene lugar el enlace y el domingo se cierra la celebración con un desayuno, comida o algún tipo de actividad. Ten en cuenta que para este tipo de bodas tendrás que mantener informados a tus invitados de todas las actividades que has planeado, puedes incluirla en la invitación o, sino quieres recargarla,  puedes enviarles dejar agendas con el timming del fin de semana en los alojamientos o enviarlas en formato digital por whatsapp.

Las bodas de dos días son una buena opción si quieres una boda de fin de semana, pero tienes un presupuesto más ajustado. Normalmente son bodas algo más informales en las que uno de los días es más relajado pasando tiempo con los amigos de forma más tranquila. Este día puede ser antes o después de la gran celebración, muchas parejas deciden situarlo tras  la boda para descansar y comentar las anécdotas del día B con la familia.

Una buena organización es clave para este tipo de eventos, por ello muchas parejas que se casan y quieren una boda de fin de semana contratan los servicios de una wedding planner que les ayude controlando cada detalle de la logística sin perder de vista el estilo y concepto original de la boda. Dentro de la organización hay varios puntos que se deben tener en cuenta:

Organización

Presupuesto

Las bodas de fin de semana, por norma general, suelen ser más caras que las bodas convencionales, pero no tienen por qué, si tenemos claro lo que queremos. Muchos novios se ofrecen a pagar la estancia y transporte de los más allegados, es importante dejar claro quien se encarga de cada gasto y tener en cuenta el presupuesto de los invitados para el alojamiento y traslado.

Transporte

Normalmente este tipo de bodas tienen lugar en localizaciones fascinantes y alejados de los núcleos urbanos y del lugar de procedencia de tus invitados. Puede que algunos de ellos tengan problemas y dificultades para llegar, por ello, siempre está bien incluir un mapa con las indicaciones.

Si en tu lista de invitados hay personas mayores o gente que no disponga de vehículo propio deberás proporcionarles opciones ya sea servicio de autobús o taxi que les pueda recoger y llevar al lugar

Lugar

Al estar este tipo de bodas en alza, cada vez más fincas y hoteles se preparan para celebrar este tipo de eventos. Lo más cómodo es que los invitados se hospeden en el mismo lugar en que se realicen las actividades y las comidas preparadas. Si esto no es posible investiga los hoteles de alrededor, procura que estos no estén a más de 15 minutos del lugar de la boda. Ten en cuenta que muchos lugares ofrecen descuentos para grupos grandes, así que no olvides preguntar para ahorrar un poco y ajustarse al presupuesto.

Existe una gran cantidad de lugares entre los que podéis elegir para daros el sí quiero y que encajan con las bodas de fin de semana: playas, fincas, masías, resort de montaña o incluso ciudades extranjeras. Ya sea pueblo o ciudad podéis organizar visitas guiadas y experimentar la gastronomía y la cultura como actividad de la boda.

Tips

 Habiendo hablado de los dos temas principales respecto a la organización, os vamos a dejar unos pequeños consejos que os facilitarán la planificación del evento. Puesto que la boda ocurre en varios días, lo mejor es notificar a los invitados cuanto antes para que estos puedan reservar las flechas y se puedan organizar lo antes posible. Para las bodas clásicas los invitados suelen recibir su invitación tres meses antes, en estos casos lo mejor es que ese plazo se convierta en seis meses.

Un elemento útil en estas situaciones es la web de vuestra boda. Al tener tanta información que comunicar a vuestros invitados (las actividades, los horarios, los hoteles y servicios cercanos…), situar a  toda junta en un sitio accesible hace que vuestros allegados sientan que todo está bajo control y les ayuda a organizarse.

Las bodas de dos o tres días dan mucho juego a la hora de crear su diseño y estilo. Los días informales tendrán un tipo de decoración, más informal, y el gran día tendrá otra, dándole más importancia y destacando sobre el resto. Si tenéis muchas ideas para la decoración de la boda este tipo de enlaces es ideal para vosotr@s.

¿Qué os ha parecido esta forma de celebrar tu boda? ¿Te atreves? Hacernos saber en los comentarios vuestras cual sería vuestro itinerario en una boda de fin de semana.

Síguenos en Instagram


© Más Bodas, por Rebeca Tabernas. All rights reserved . Desarrollo por Marketing Digital Jiménez Carbó.